Raquel del Rosario – Planeta Particular

23 diciembre 2016

TIEMPO

Hace unos días, una amiga me envió el video de un experimento social con varios jóvenes en Madrid, donde se les preguntaba quiénes eran las personas más importantes de su vida y cuál iba a ser su regalo para ellas esta navidad.
A continuación les preguntaban qué les regalarían en el hipotético caso de que les tocase la lotería.
Y por último, les preguntaron cual sería el regalo si se tratase de la última navidad de esos seres queridos.

Sus gestos y sus respuestas cambiaron por completo ante ésta última cuestión, muchos coincidían en regalar “tiempo”, planes juntos, escapadas… Todo lo material pasó rápidamente a un segundo plano.

Me llamó la atención porque últimamente, por alguna razón, pienso mucho en esto. La importancia del tiempo y la calidad de éste.
Supongo que influirá mucho ver la velocidad a la que crecen los peques, como cada etapa parece más fugaz aún que la anterior y no dejo de sacar ropa que se va quedando pequeña del armario.

Ahora que vivo tan lejos, sé que el mejor regalo para mis padres y hermanos es llevarles a los niños, y el mío, el ver sus caras en la salida de equipajes del aeropuerto. Sé que le regalamos meses extra de vida a mi abuela cuando nos ve entrar a todos por la puerta, porque siempre que nos vamos se despide como si no nos fuésemos a volver a ver.

Hace un par de semanas Pedro me preguntó que quería por Navidad, le dije que una escapada de fin de semana.
Decidimos retomar la visita pendiente al Parque Nacional de Secuoyas, donde no pudimos subir con la autocaravana en nuestro último viaje por carretera. La entrada al parque desde Three Rivers, está a unas cuatro horas de coche desde Los Ángeles.

Así que alquilamos una acogedora cabaña en la entrada del parque por dos días y disfrutamos de un fin de semana lejos (más lejos aún) de la ciudad jeje.

A pesar de que con frío, estas escapadas no son lo mismo (Leo no lleva muy bien lo de las capas de ropa y no poder bañarse en los ríos jeje), pudimos disfrutar de unas preciosas postales invernales con unos centímetros de nieve incluso.

Diminuta y completamente abrumada, así es como me sentí ante aquellos imponentes árboles milenarios.
También visitamos el “hospital rock” donde aún se pueden apreciar los agujeros en las rocas donde las mujeres nativas elaboraban harina de bellotas, así como pinturas de los indios en algunas rocas.

Un valioso tiempo en familia. Para mi, la mejor forma de invertirlo.

img_6745

Llevo jersey y sombrero (NT) de Forever21, bufanda de Pull&bear y botas de UGG.

Deseo que pasen un precioso fin de semana, con lo que están fisicamente y con los que nunca morirán en nuestro recuerdo y nuestros corazones.
Que este tiempo en familia sea inmejorable, porque sin duda, es el mejor de los regalos.
¡FELIZ NAVIDAD!


31 ComentariosEnviado por: Raquel del Rosario

Post Anterior Siguiente Post