Raquel del Rosario – Planeta Particular

28 noviembre 2016

ESTAR AHÍ

Seguramente todos, alguna vez, hemos sentido esa mezcla de pena, rabia e impotencia viendo como un ser querido, un amigo o alguien por el que sentimos aprecio, toma decisiones en su vida que, a nuestros ojos, no son las más correctas.
Ver sufrir a alguien que queremos por “equivocarse”, es algo que nos cuesta aceptar y, normalmente, tratamos de intervenir pretendiendo abrirle los ojos.

Pocas cosas hay más reconfortantes que el buen consejo de un amigo,un hermano, un padre, una madre, un compañero sentimental…etc. Una opinión desde el amor, libre de juicios.
Pero no hemos de olvidar que, al final del día, cada uno es libre de tomar sus propias decisiones.

Cuántas veces no habremos predicho que una relación no iba a funcionar, o que ciertas compañías no depararían nada bueno. Que ese tipo de trabajo acabaría pasando factura a su salud o que ese pequeño vicio se convertiría en una adicción.

Cuántas veces nos habremos mordido la lengua para no soltar ese “te lo dije” o ese “lo sabía”, cuando alguien vuelve a nosotros con una nueva cicatriz.

Todo crecimiento personal requiere tropiezos, cada decisión que tomamos en nuestra vida es justo la que necesitamos tomar en ese momento, aunque no sea la “correcta”.
Todo trae una moraleja, un aprendizaje que contribuye a nuestra evolución. Y, sobre todo, cada uno de nosotros tiene que vivir su propia historia, por sí mismo.
Todo pasa por algo, aunque simplemente nos venga a enseñar lo que no queremos en nuestra vida.

Hace unos días vi un nuevo corto de Pixar, “Piper”. La historia de un adorable pájaro zarapito que llega al mundo y debe de enfrentarse a sus miedos para explorarlo y aprender a sobrevivir.
Lo comparto antes de seguir, por si no lo han visto y así no hago spoiler 😛

El papel de su mamá, siempre presente y observando, pero sin darle nada hecho en ningún momento, me conmovió.
Supongo que para ningún padre debe de ser fácil observar como “una ola” revuelca a su pequeño, aún sabiendo que es la mejor forma de ayudarle a convertirse en una persona independiente y segura.
A veces es tan complicado no sobreproteger y caer en el error de preparar el camino para el niño en vez de preparar a el niño para el camino.

Siento que lo mejor que podemos hacer con esa gente que, de alguna manera, tiene un lugar especial en nuestro corazón, es brindarles nuestra presencia y nuestro amor.
No podemos cambiar a las personas ni esa es nuestra labor, pero podemos acompañarles en su viaje, estar ahí.
Estar ahí para escuchar, para coser alas y para besar cicatrices.
Estar ahí.

———————

Hoy les traigo unas fotos de la semana pasada. Por fin han bajado un poco las temperaturas e incluso estamos teniendo días de lluvia que tanta falta hace por aquí.
Hacía mucho que no subía un look “total black”, e incluso me he animado con una minifalda, prenda que suele ser bastante incompatible con dos enanos jeje. Es de Forever21 (NT) al igual que el colgante y el sombrero, el jersey es de mango, el bolso de Zara y las botas, mi flechazo de la nueva temporada de Howsty.

Deseo que tengan un buen comienzo de semana.
Amor y luz
Raquel

“SOLO ATRAVESANDO LA NOCHE SE LLEGA A LA MAÑANA”


25 ComentariosEnviado por: Raquel del Rosario

Post Anterior Siguiente Post