Raquel del Rosario – Planeta Particular

7 octubre 2018

BIENVENIDO OTOÑO

En las antiguas culturas, el otoño era la estación de recogida y almacenamiento de la cosecha con la cual sobrevivirían hasta el final del invierno, por lo que se consideraba un tiempo de abundancia y agradecimiento.
También, al igual que los árboles se liberan de sus hojas secas, es un buen momento para renovarse, dejando atrás malos hábitos y trazando nuevas metas y propósitos.

¡Llegó el otoño!, y como con cada cambio de estación, me gusta armonizarme con ella realizando algunos actos representativos .

El día del equinoccio, preparé un pequeño altar con diferentes productos y aromas de temporada: calabazas, canela, manzanas, eucalipto, anís, trigo, flores frescas … Una manera simbólica de dar la bienvenida y agradecer lo recibido. Me parece bonito también de cara a los niños, para que puedan entender y apreciar lo que sucede en cada ciclo. Aunque ya no vivamos tan conectados a la tierra como nuestros antepasados y no celebremos festines ni bailes ceremoniales alrededor de una enorme mesa, siempre podemos realizar pequeños guiños o gestos para conectar con todas esas tradiciones perdidas y, en esencia, con lo verdaderamente importante.

Aprovechando algunos de los elementos, elaboré un pequeño centro de mesa y adorné la del comedor en un tono más acorde a esta temporada.

Hice un pequeño ramillete de trigo, eucalipto y dos de las muchas plumas que guardo cuando las encuentro por ahí. La canela en barra y las estrellas de anís le dan un toque aromático al comedor junto al eucalipto.
Si hay un alimento representativo de esta época, es sin duda la calabaza, añadí dos pequeñas (es increíble la variedad que hay y lo bonitas que son), unas piñas de pino y una vela naranja.

Para la mesa, hice un ramo mezclando trigo, eucalipto y juncos. La escoba de canela (suele colgarse por tradición tras la puerta para “barrer” lo que no se desea que entre, yo la he colocado a modo ambientador, el aroma de la canela es uno de mis favoritos), más calabazas y una vela de cera de soja y mecha de algodón.

Otro ritual de bienvenida al otoño, ha sido realizar un baño energizante con la primera luna llena.

He añadido al agua un par de ramitas de romero, que además se ha llenado de flores en las últimas semanas. El romero es un relajante muscular natural y al añadirlo al agua del baño, eliminamos la sensación de cansancio.
Un poco de ruda, “la planta de la protección”, “la planta de las curanderas”, para limpiar el cuerpo energético (al mezclarla con romero se potencian más sus propiedades para eliminar malas energías).
Unos pétalos de girasol, la flor más característica del otoño, símbolo de prosperidad y abundancia.
Unas gotas de aceite esencial de eucalipto para aportar frescura y tonificar el cuerpo, además, respirar esta esencia ayuda a despejar las vías respiratorias en esta época donde los resfriados son tan comunes.
Y unas gotas más de aceite esencial de lavanda para calmar cuerpo y mente, perfecto para descansar bien toda la noche.

Lo ideal es añadir todos los elementos en el agua bastante caliente y dejarlos reposar un rato para que se activen bien sus propiedades.

Las velas de color naranja representan al sol, el astro rey. Aportan energía, superación optimismo y vitalidad.

Lo bueno de que el agua solo contenga elementos naturales es que luego la uso para regar las plantas. La tierra trasmuta los residuos energéticos que han quedado en ella, así que no hay que preocuparse por entregársela a las plantas.

Y, por supuesto, no podía faltar la tradicional visita a una granja de calabazas con los peques. Este año Leo esta super entusiasmado con Halloween.
¡Queda inaugurada el otoño!

Y para terminar el post, les dejo un nuevo look, en un paseo por los canales de Venice.
Llevo pantalones de Monica Cordera y jersey de Benetton. Los accesorios son todos artesanales, sombrero de Signes, bolso y zapatos comprados en México.

Les deseo una semana inmejorable
Amor y luz
Raquel

“La gratitud no se trata de las bendiciones que tenemos, sino de qué hacemos con ellas”


15 ComentariosEnviado por: Raquel del Rosario

Post Anterior