Raquel del Rosario – Planeta Particular

11 octubre 2019

Bendita vulnerabilidad

Bueno…

Quién me iba a decir a mi la repercusión que tendría mi último post. En estas tres semanas he leído cada mensaje, email, comentario… y aún siguen llegando más de cada rincón de España y también del extranjero.
GRACIAS, por el tiempo y la dedicación, por compartir sus historias conmigo.
Me gustaría tener tiempo para contestar uno por uno, he llorado tanto… y no de tristeza. Todo esto ha sido como una purga emocional, sus historias me han conmovido y me he dado cuenta de que los niños hada son una legión.
Me decía una mamá :“nuestros niños son válidos”, y yo le digo: “son válidos y necesarios”.
Me decía un papá que tampoco deberíamos de edulcorar el autismo como si fuese algo siempre bonito, porque es duro, es difícil y complejo. Y yo le digo que tiene razón, pero que los caminos más complejos suelen llevar a lugares maravillosos, que todo lo que nos sucede tiene como fin fortalecernos y evolucionar nuestro mundo interior, que este ejército de seres “diferentes” no son casualidad ni error, sino todo lo contrario.

Se me ocurrió que sería una buena idea crear una cuenta en instagram dedicada al mundo de Leo, compartir cositas con otros padres en la misma situación para poder interactuar e intercambiar información y opiniones sobre este desconocido universo.
@elninohada

El otro día me hizo especial ilusión ver que Ismael Cala dedicaba una de sus columnas a uno de mis textos. Muchos le recordarán por el método de 21 días de meditación que hizo colaborando con Deepack Choopra y que compartí con ustedes.

El artículo llevaba como título “Ser vulnerables para sanar” , y hubo un fragmento que me calentó el corazón:
“La vulnerabilidad es una fortaleza humana. Es una actitud, un proceso que permite purgar y sanar. Lo que no liberamos, nos somete y enferma”

¿Definir vulnerabilidad como una fortaleza? ¡Guau! Pero… ¿Acaso no está en todo lo cierto?

Vivimos en un mundo en el que no nos permitimos mostrar quienes somos en nuestra totalidad, un mundo que ha dejado de hablar de sentimientos y emociones, un mundo que nos exige subir una sonrisa a instagram en un día gris no vaya a ser que el vecino luzca más feliz que tu, un mundo que nos robotiza y nos exige cada vez más.

Y entonces nos encontramos estresados, en medio de un sinsentido, tomando orfidales como caramelos de menta para sobrellevar la ansiedad o refugiándonos en conductas autodestructivas para no tener que lidiar con nosotros mismos, con esa parte débil y vulnerable de nosotros que no abrazamos.

Con esto no quiero decir que debamos andar como almas en pena contando nuestras desgracias, esa sería una actitud victimista que no solucionaría nada. Pero si podemos enfocarnos en abrir el corazón y dejar salir todos esos miedos, temores y preocupaciones que lo oprimen. Identificarlos , reconocerlos, traerlos a la conciencia, y una vez fuera, comenzar a trabajarlos con paciencia y amor. Pero si los dejamos dentro… se convertirán en una bomba de relojería que acabará manifestándose en nuestras vidas en formas no agradables.

¿Qué nos recomienda un médico cuando tenemos una herida?, “Véndala y cúrala hasta que pase el riesgo de infección” (asume, procesa, vive el luto). Y después… “No la cubras, deja que le de el aire, bañala en el mar…”

TODOS somos una combinación de luces y sombras, todos tenemos algo que sanar y da igual las tiritas que pongamos sobre nuestras heridas o lo que maquillemos nuestras cicatrices, ellas seguirán ahí porque son parte de nosotros. ¿Y si simplemente las aceptamos? ¿Y si de vez en cuando nos miramos y agradecemos el milagro de estar vivos, nos pedimos perdón y nos decimos TE AMO con todo y a pesar de todo?.

La vida está llena de desafios ante los que tenemos que quitarnos la armadura y dejar caer la espada al suelo, porque no vienen para que luchemos contra ellos, vienen a mostrarnos algo, a transformarnos. Son maestros no enemigos.

————– o —————–

Hoy les traigo un paseo otoñal por la playa.
Llevo un conjunto precioso de mi querida MONICA CORDERA, como cada año, este verano me he traído en la maleta algunas de sus prendas únicas y especiales “made in Spain”, como este jersey que combina cashmire con algodón y pantalones de ramio (¡una fibra que se extrae de una ortiga y que no conocía!). Adoro su trabajo y sus diseños, así como su filosofía slow y su enfoque en un comercio ético.
Los zapatos de esparto y algodón orgánico son también de una firma española con filosofía eco friendly, NATURAL WORLD .
El sombrero de lana es de la firma americana GIGI PIP.

Y para terminar el post, hoy en vez de una cita les dejo una escena de la serie “La casa de papel” que me vino a la cabeza mientras escribía el post.
Si aún no la han visto, para evitar spoiler, es de la temporada 3 capitulo 5.

Que tengan un feliz fin de semana
Amor y luz
Raquel


7 ComentariosEnviado por: Raquel del Rosario

Post Anterior