Raquel del Rosario – Planeta Particular

10 febrero 2017

OJAI

Mientras seleccionaba las fotos del post de hoy, me preguntaba como se interpretarían.

Les contaría que están hechas en Ojai, una preciosa cuidad de California y supongo que muchos de ustedes pensaría que se trata de un nuevo día en “La envidiable vida de Raquel del Rosario” (esta frase no es mía, es el titular de una noticia que leí hace tiempo).
Que mi marido y yo dejamos a los niños con Mary Poppins o que simplemente son “tan buenos” que siempre esperan pacientemente mientras mami se hace unas fotos.

El caso es que, en los 10 minutos que tomamos las fotos a dos metros del coche aprovechando que Leo y Mael se habían quedado dormidos (que se duerman los dos a la vez es una probabilidad que muy pocas veces se da), nos reíamos pensando: “Si la gente supiese como hacemos las fotos a veces…”

Por cierto, mis hijos no son buenos ni malos, son niños con su percepción particular del mundo, una visión que muchas veces dista de la nuestra.
Después de que se despertaran, nos sentamos en una terraza donde acabamos turnándonos Pedro y yo para comer ya que Leo decidió portarse tan mal ser tan niño, que no pudo evitar corretear por los alrededores explorando aquel nuevo lugar, en vez de quedarse sentado esperando pacientemente a que llegara la comida como hacen los niños buenos.

Otro de los objetivos de ir a pasar el día a Ojai, era visitar el centro de Jiddu Krishnamurti, pero se requería silencio y nos tuvimos que conformar con hacer una foto de la puerta.
Si algo fomentan los hijos, es la capacidad de improvisación, y esa eterna lección que yo al menos parece que me resisto a aprender: “tus planes los van marcando ellos”.

Que me voy por las ramas…

Hablaba sobre la interpretación que cada uno puede dar a la vida de las personas según lo que estas publiquen en sus redes.
Lógicamente, lo que muchas veces nos lleva a subir una foto, es el poder compartir un momento de felicidad, un mensaje positivo, rincones de un nuevo lugar al que hemos viajado o el selfie de un día en el que nos sentimos especialmente guapos.
Pero seamos honestos, esta es solo una realidad a medias que muchas veces tendemos a idealizar y envidiar.

Todos tenemos días difíciles, malos, tristes. Todos discutimos con la gente que queremos alguna vez, todos sufrimos por algo en mayor o menor medida.
Todos estamos librando nuestras batallas personales, por muy bonitos que luzcan nuestros perfiles de instagram.

Llevo sombrero y pantalones de Zara, jersey de Pull&Bear, zapatos de Ecoté y bolso de Sisley.

Feliz fin de semana
Amor y luz
Raquel


31 ComentariosEnviado por: Raquel del Rosario

Post Anterior