Raquel del Rosario – Planeta Particular » UN ÁNGEL EN LA PUERTA

20 noviembre 2018

UN ÁNGEL EN LA PUERTA

El pasado jueves 8 de noviembre, llegué a casa a mediodía y sentado frente a la puerta de casa había un labrador negro. Al ver que no llevaba collar, no me acerqué mucho y entré por el garaje con los niños.

Después de una hora, vi que aún seguía en el mismo sitio y le bajé un poco de agua, cuando me acerqué, se sentó educadamente y me miró de una manera tan noble que supe que no era en absoluto peligroso. Le dejé entrar y enseguida los niños se volvieron locos jugando con él.
Era una perrita ya mayor y se le notaba cansada, sobre todo para seguir el ritmo de Leo que no paraba de acercarle juguetes.
Como habían pasado varias horas, le dimos algo de comer y decidimos poner un anuncio en una web de la zona, pero nadie parecía conocerla.

Pasó la tarde tumbada en el salón y cuando empezó a oscurecer se levantó y se acercó a la puerta, pensé que tal vez quería salir a hacer sus necesidades, pero bajó el camino de casa y desapareció.

A lo lejos, podía verse una pequeña nube de humo entre las montañas. Esa misma tarde se había iniciado un incendio a unos 20 km de casa, en la misma ciudad donde la noche anterior un ex militar irrumpía en un bar de la zona abriendo fuego contra los presentes y dejando sin vida a 12 personas.
Me fui a la cama con bastante mal cuerpo pensando en las familias de los fallecidos, a los que ahora se les sumaba una nueva tragedia al tener que ser evacuados de sus casas en un momento tan duro.

Antes de dormir, busqué información sobre el simbolismo de la visita de aquella perrita. La presencia de animales en casa es algo a lo que me gusta prestar atención porque siempre se han considerado portadores de mensajes. Por lo general, los perros representan la nobleza, la lealtad y el amor incondicional. Un perro negro, lejos de las ideas supersticiosas que pueda generar, es un símbolo de advertencia y protección. Su color se asocia a la oscuridad, pero a esa que es necesaria atravesar para poder llegar a todos esos lugares que nos asustan.
Deseé que hubiese llegado a casa sana y salva y pasé la noche alerta poniendo el despertador cada hora para seguir la trayectoria del incendio ya que hacía bastante viento.

Poco después de amanecer, pude ver como las llamas asomaban en las montañas de enfrente. ¿Cómo podía haber llegado tan rápido y de manera tan descontrolada?. Pedro, que ya había perdido una casa hace años en otro incendio, me dijo que teníamos que irnos rápidamente. “¡Coge lo más importante y vámonos!

Me quedé congelada unos segundos pensando en qué llevarme, ¿qué era lo más importante? …. Caminé por la casa mirando a todos lados buscando algo que “salvar”, y en ese momento nada me resultó de suma importancia.

Bajamos hacia la playa y buscamos un sitio donde desayunar, todo estaba cerrado, no había luz ni agua y los teléfonos no funcionaban bien. Supimos por los vecinos que estaban desalojando nuestra calle y vimos como la nube de humo se hacía cada vez más y más grande. Decidimos irnos hacia el otro lado de la ciudad y buscar un hotel, algo que fue bastante difícil ya que éramos miles las personas que habíamos sido evacuadas.

A través de las noticas, vimos como el fuego avanzaba por las preciosas montañas de Malibú, arrasando con sus ranchos, sus casas, sus mansiones, como si fueran de papel. La climatología no ayudaba y los bomberos estaban desbordados.
La calidad del aire se había vuelto realmente mala, así que condujimos hacia el interior y nos quedamos en la casa que un amigo amablemente nos ofreció. Tratamos de mantener la calma y hacer planes en la naturaleza, ya que, al fin y al cabo, no había nada que pudiéramos hacer más que protegernos e intentar no trasmitir nerviosismo a los niños. Dentro de lo malo, teníamos el regalo de poder disfrutar de aquel remanso de paz en el que “desconectar” unos días.

Me senté a meditar, visualicé el fuego apagándose, el viento dando tregua, los animales salvajes poniéndose a salvo y vi nuestra casa rodeada de una guirnalda de luces verdes y violetas. Frente a la puerta principal estaba aquella perrita, como una guardiana, cuidando nuestra casa. ¡La perrita! ya me había olvidado de aquella especial visita días atrás, ¿Habría venido a casa la tarde que comenzó el incendio a decirnos algo?. Se me encogió el corazón y sentí un gran alivio, en ese momento supe que pasase lo que pasase, estaba fuera de mi control y de nada valía preocuparse.
Cada vez que me podían los nervios, cerraba los ojos y me iba a casa, allí seguía la guirnalda de luces y la perrita frente a la puerta.

El martes regresamos a la ciudad, algunas zonas habían vuelto a la normalidad, pero aún no nos dejaban acceder a la nuestra, y las informaciones sobre las áreas afectadas eran un poco confusas.
El miércoles decidí ir a una clase de Bikram yoga para mantenerme ocupada y no pensar demasiado, me tumbé en la esterilla a respirar profundamente hasta que fuese la hora, y cuando la profesora entró en la sala y encendió la luz, me percaté de que la guirnalda que decoraba la pared era de luces verdes y violetas, exactamente igual a la que había visualizado alrededor de casa.

Supongo que, de alguna manera, mi subconsciente relacionó la clase con un lugar de calma y colocó las luces alrededor de casa para trasmitirme lo mismo. Como es la mente…

Finalmente el viernes pudimos regresar a casa, con una extraña mezcla de felicidad y tristeza por ver tanta desolación a nuestro alrededor y tantas familias que no habían corrido la misma suerte que nosotros. Nuestra casa se había quedado en el límite de la zona alcanzada por el fuego.
Esta mañana contemplaba una curiosa escena mientras conducía de vuelta a casa entre montañas aún humeantes, de un lado de la carretera, un gran número de trabajadores, grúas y camiones trabajaban en reemplazar las torres de electricidad quemadas, mientras, al otro lado, otro grupo decoraba un enorme árbol de navidad..
La vida sigue, unas veces nos lleva por caminos difíciles y otras nos pone un ángel en la puerta.

GRACIAS

—————- o ——————-

El día antes de que se iniciara el incendio, decidimos hacer unas escapada de un día a el lago Arrowhead, a unas dos horas de casa. En otoño los árboles se ponen preciosos, y en su pueblito empezaba a respirarse ese ambiente tan especial de ésta época del año entre Acción de Gracias y Navidad.

Llevo mono de cáñamo de Conscious Clothing, chaqueta de punto de Monica Cordera, sombrero de Lack of color, zuecos de Birkenstock, gafas de Toms y bolso artesanal comprado en México.

Y hasta aquí el post de hoy
Deseo que esten teniendo una buena semana
Amor y luz
Raquel

“Confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades.”
Miguel de Cervantes


38 Comentarios

  • 1. Maribel  |  22 noviembre 2018 - 00:54

    Que decirte, Raquel para mi eres como un Angel, das mensajes que llegan i tocan en el fondo,transmites una paz increible, nos haces participe de tu vida cotidiana con unas imagenes familiares preciosas.A traves de tus fotos viajo. Haceis una perfecta pareja, y una bonita familia, y no cambies.

  • 2. Jeane  |  22 noviembre 2018 - 14:30

    Maravilloso lo que cuentas, y el simbolismo de la perrita precioso, tu blog es tan inspirador, para mí es el mejor, siempre me haces reflexionar, como una vez que dijiste que había que enamorarse del lugar donde uno vive…acababa de mudarme a Madrid después de haber vivido en Barcelona más de 10 años, me sentía con miedo,enrabiada porque las cosas no salían en el nuevo lugar…y esa frase me hizo pensar mucho y decidí cambiar de actitud (al fin y al cabo yo había decidido mudarme); me compré una taza de “I love Madrid”, encontré trabajo y piso, y ahora me siento mejor, aunque siento que me gustaría mucho encontrar a una persona a mi lado, ya hace tiempo que ando sola, pero todo llegará, no me estreso, en fin, decidí que lo mejor era querer y amar el lugar donde vives, besos mil!!

  • 3. MARTA  |  22 noviembre 2018 - 19:16

    Me ha encantado el post, Raquel! Yo no lo dudo creo que el perro era un guardian. También es triste por la gente que ha perdido todo. Un post precioso Raquel Besos!!

    https://myblogstaywild.blogspot.com/

  • 4. Moli  |  23 noviembre 2018 - 01:08

    Hace días que leí este post y una duda lleva rondando mis pensamientos desde entonces. Hablas de la perrita como ángel guardian pero … y tu símbolo?ese del que nos hablaste hace unos post? No crees que el también haya tenido algo qque ver?~·~ Me alegro que estéis bien y lamento todo lo que se ha llevado el fuego. Hace un año vi desde León, como los incendios de Galicia arrasaban con todo …una verdadera lástima.

  • 5. Verónica  |  23 noviembre 2018 - 10:26

    Te diría taaaantas cosas sobre cómo escribes y lo que haces sentir.. pero en estos momentos sólo me sale GRACIAS.. por compartir e iluminar. Un abrazo

  • 6. Trendy two  |  23 noviembre 2018 - 10:58

    Un post precioso. Me alegro que todo haya ido bien en tu familia y me entristece pensar en aquellos que lo han perdido todo, incluso a su familia. Tiene que ser muy duro. Cuida de ese perrito, seguro que necesita mucho amor.

    BLOG de moda ● LOW COST ●

    https://trendytwo.es/

  • 7. Leire  |  24 noviembre 2018 - 22:10

    Hola Raquel,
    Cuánto me alegro de que estéis bien tras esa tragedia a todos los niveles. Creo claramente En los Ángeles, nos mandan constantemente señales que sólo podemos captar si estamos dispuestos a escuchar y a sentir con el corazón. Y ese perro hermoso era uno de ellos. Ojalá algún día lo vuelvas a ver, sería maravilloso.
    Y el post también maravilloso como siempre. Ojalá hubiera mucha gente que transmitiese la luz y el amor que tú haces de forma tan genuina.
    Estoy deseando leer el próximo. Te deseo lo mejor a ti y a los tuyos.
    Gracias por ser ese faro que ilumina el camino de muchas, muchas personas. Besos

  • 8. My lovely people  |  26 noviembre 2018 - 11:34

    No tengo palabras para expresar lo que he sentido leyendo este post. Primero decir que sólo de pensar en las personas que han sido afectadas por este devastador incendia se me hace el corazón una pasa, ya no por las pérdidas materiales sino por las pérdidas humanas que es lo realmente importante. Cuanta alegría saber que estáis bien y que no sufrieron ninguna pérdida.
    Que bonita historia la de la perra, no te ha sucedido que muchas veces con solo mirar a los ojos de un perro son capaces de trasmitir tanto…….suele pasarme muy a menudo.
    Precioso post, muchas gracias por compartir tan bonita historia, siempre es un gusto leerte.
    Besos desde Miami
    Alba X Mylovelypeople
    http://mylovelypeople.com/2018/11/20/how-mix-fringes-with-flowers-for-a-saturday-night-out/#.W_vA8aROmEe

  • 9. Ester y Leticia  |  26 noviembre 2018 - 15:50

    Las fotos son preciosas
    https://midnighttrendy.es/veggie-place-sesamum/

  • 10. BDSM Málaga  |  26 noviembre 2018 - 17:48

    Muy lindas las fotos, me gusta mucho las fotos al aire libre, y sobre todo las fotos donde aparece el perro negro que es hermoso.

  • 11. Sara  |  27 noviembre 2018 - 23:54

    Sabes qué, Raquel? Estoy convencida de que esa perrita vino a deciros que algo “negro” se avecinaba pero que podíais estar tranquilos porque ella se haría cargo de protegeros… es tan mágico todo lo que cuentas y te sucede… me ha gustado lo que dices sobre visualizar lo que quieres que ocurra… he aprendido a relativizar leyéndote, llevo años haciéndolo y sin duda eres como una pequeña maestra para muchos de tus lectores. Espero y deseo que leas los comentarios que te dejamos con el fin de que nunca dejes de escribir porque es todo luz y magia. Gracias de nuevo por un post lleno de encanto a pesar de lo triste del incendio. Que duro ese momento de ambos lados de la carretera… es como los dos lados de la vida… en fin.
    Mis pensamientos con toda esa gente que ha sufrido y ha ayudado y con vosotros por estar sanos y salvos.

  • 12. Sara  |  27 noviembre 2018 - 23:56

    Y espero y deseo que esa perrita esté también sana y salva y creo que vuestros caminos volverán a cruzarse, aunque no sea en esta vida, pero se volverán a cruzar, ya verás…

  • 13. rosa  |  6 diciembre 2018 - 13:44

    Precioso lo que te ha ocurrido con este ángel. Entre tanto miedo y no saber lo que puede ocurrir alguien aparece en tu puerta. Eso que se dice que no esperes que llamen a tu puerta. Nunca se sabe. Todo puede ocurrir. No siempre hay que buscar. También te pueden encontrar.
    La frase de Miguel de Cervantes, muy acertada. Esperanza. Es lo que nos mantiene.
    Que todo pase rápido y que tengan mucho apoyo moral y material a esa gente que lo pierde todo y siente miedo al cambio, un cambio con mucha incertidumbre.
    No dejes el blog Raquel sigue con él, tanto tus palabras y las imagenes que nos ofreces son una pasada. Me hace sentir feliz que hace tiempo que no lo consigo. Me reconforta.
    Gracias por tu tiempo a tus seguidoras. No contesto nunca, pero mira hoy sí.

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


− 1 = cinco

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS