Raquel del Rosario – Planeta Particular » UTAH & PAGE

11 mayo 2018

UTAH & PAGE

Antes de salir hacia Utah, tuvimos otro pequeño percance con las tuberías de la caravana, los chicos que vinieron a arreglarla se despidieron deseándonos buen viaje y advirtiéndonos de que una tormenta de fuertes vientos estaba llegando hacia la zona a la que íbamos.

En ese momento yo ya empecé a tomarme más en serio el intentar descifrar lo que el universo estaba tratando de decir. Aquello era un “mejor den media vuelta y regresan a casa porque esto va de mal en peor”, o tal vez un “intenten disfrutar del viaje a pesar de las circunstancias”. (Que difícil es esto de descifrar).

Tras muchos kilómetros de carretera desértica, llegamos a la frontera de Arizona con Utah, el viento empezaba a soplar con fuerza. Afortunadamente el camping estaba protegido por unas enormes y preciosas formaciones rocosas que ese mismo viento que soplaba había esculpido a lo largo de los años. Parecía que hubiésemos entrado en el set de rodaje de una película western.

A la mañana siguiente visitamos el Monument Valley Navajo Tribal Park, aprovechando los ratitos de tregua que daba el temporal para bajar a hacer fotos y corretear con los peques que estaban alucinando con la “arena roja”.

Antes de continuar el viaje hacia Page, no podía faltar la clásica foto en la carretera 163 con la vista del Monument Valley de fondo. Desde hace muchos años había soñado con estar ahí, por alguna razón siempre que la veía en alguna foto se me aceleraba el corazón.
La vista no podía apreciarse con nitidez debido a la tormenta de arena que se había formado, y que golpeaba tan fuerte la piel que incluso hacía daño.
Solo necesité unos escasos minutos para bajar rápido del coche, hacer unas fotos fugaces y aprender una nueva y clara lección sobre la idealización de las cosas.

Llegamos al último camping en Page (Arizona), y antes de que atardeciera fuimos a visitar el Horse Shoe Bend, llamado así por su forma de herradura.
Al asomarme a aquel inmenso cañón tuve una mezcla de sentimientos, estaba entre maravillada por la belleza de aquella obra de arte de la naturaleza y muerta de miedo por el vértigo que producía.
“No los sueltes ni un segundo” nos dijimos refiriéndonos a los niños y nos sentamos un ratito a disfrutar de las vistas, realmente increíbles.

(El efecto óptico de algunas fotos hace que parezca que estamos al borde del precipicio, aclaro esto porque cuando subí una foto a Instagram tuve que eliminar algunos comentarios donde se cuestionaba mi prudencia como madre. Siendo honesta, siento que es ridícula la cantidad de explicaciones y aclaraciones que hay que dar a veces al compartir un momento en las redes, que fea manía esa de dar por hecho, juzgar y buscarle siempre el conflicto a la foto. He dicho. Cierro paréntesis)

Al día siguiente antes de comenzar el regreso a casa, teníamos pensado visitar el Antelope Canyon,unas espectaculares formaciones rocosas que aún hoy son territorio de los indios navajos, de hecho era básicamente el motivo por el que habíamos ido hasta Page, pero al llegar nos informaron de que los tours se llevaban a cabo con un número limitado de personas y que el día estaba completo.
“Ok… creo que es hora de irse a casa antes de que nos caiga meteorito” bromeamos.
Fuera como fuese, siempre GRACIAS.

Deseo que tengan un buen fin de semana
Amor y luz
Raquel


26 Comentarios

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


+ tres = 7

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS