Raquel del Rosario – Planeta Particular » LOS 4 ACUERDOS

20 julio 2011

LOS 4 ACUERDOS

En rebeldía con la gran industria farmacéutica y huyendo de medicamentos y métodos rápidos que a la larga no solucionan nada, un día decidí buscar una clínica de medicina natural para cuidarme por dentro y arreglar pequeñas “averías” de mi cuerpo…
Recuerdo salir de la consulta con una sensación extraña.
Estaba completamente descolocada pero feliz a la vez. Aquella doctora me había transmitido algo bueno, tuvimos una conversación preciosa y después de recomendarme una dieta equilibrada y algún medicamento homeopático me dijo:
“Hay algo que yo no puedo curar,que tienes que trabajar tu y que está aquí y aquí” dijo señalándose la cabeza y luego el corazón.
Fue entonces cuando me recomendó un par de libros… ¿Voy al médico y me “receta” libros? …
Fui riéndome sola hasta el coche pero lo cierto es que pasé antes por la librería que por la farmacia….
Hace un par de años leí un MARAVILLOSO libro, “La maestría del amor” del Dr Miguel Ruiz (que también llegó a mi de una forma bonita).
Unos meses después una doctora me receta otra de sus obras “Los cuatro acuerdos” .
Hoy “casualmente” lo cogí para releerlo un poco en las horas muertas de aeropuerto y definitivamente he decidido que es tan maravilloso, que tengo que compartirlo con ustedes.
Encontré este perfecto resumen en internet, Tómense un ratito para leerlo y si se animan no dejen de comprarlo. Hay libros que son medicina para el alma.

LA FILOSOFÍA TOLTECA

Si nuestra moral, nuestra lógica, nuestro “sentido común”….no cumplen sus objetivos, que en su base fundamental consistiría en hacernos seres humanos felices y en armonía, es porque evidentemente estos no funcionan. Y como no funcionan hay que cambiarlos.

Los 4 acuerdos:

1. Sé impecable con la palabra.

Las palabras poseen una gran fuerza creadora, crean mundos, realidades y, sobre todo, emociones.
Con las palabras podemos salvar a alguien, hacerle sentirse bien, transmitirle nuestro apoyo, nuestro amor, nuestra admiración, nuestra aceptación, pero también podemos matar su autoestima, sus esperanzas, condenarle al fracaso, aniquilarle. Incluso con nuestra propia persona: las palabras que verbalizamos o las que pensamos nos están creando cada día. Las expresiones de queja nos convierten en víctimas; las crítica, en jueces prepotentes; un lenguaje machista nos mantienen en un mundo androcéntrico, donde el hombre es la medida y el centro de todas las cosas, y las descalificaciones autovictimistas (pobre de mí, todo lo hago mal, qué mala suerte tengo) nos derrotan de antemano.
Si somos conscientes del poder de nuestras palabras, de su enorme valor, las utilizaremos con cuidado, sabiendo que cada una de ellas está creando algo. Por tanto:
“Utiliza las palabras apropiadamente. Empléalas para compartir el amor. SÉ IMPECABLE CON LA PALABRA”.

2. No te tomes nada personalmente.

Cada cual vive su propia película en la cual es protagonista. Cada cual afronta su propia odisea viviendo su vida y resolviendo sus conflictos y sus miserias personales. Cada cual quiere sobrevivir el sueño colectivo y ser feliz. Y cada cual lo hace lo mejor que puede dentro de sus circunstancias y sus limitaciones.
Las demás personas sólo somos figurantes en esa película que cada cual hace de su vida, o a lo sumo personajes secundarios. Si alguien me insulta por la calle (o yo lo percibo así) con casi toda seguridad no tiene nada o muy poco que ver conmigo; es simplemente su reacción a algo que está pasando fuera (un mal día con su pareja o en el trabajo, una discusión con su hija), o más probablemente dentro (preocupaciones, ansiedad, frustración, impaciencia, una gastritis o un dolor de cabeza).
La impaciencia o las exigencias de tu pareja, de la vecina del rellano o de la cajera del supermercado, las críticas de tu hijo o en el trabajo, nada de eso es personal. Cada cual está reaccionando a su propia película.

“Tomarse las cosas personalmente te convierte en una presa fácil para esos depredadores, los magos negros… Te comes toda su basura emocional y la conviertes en tu propia basura. Pero si no te tomas las cosas personalmente serás inmune a todo veneno aunque te encuentres en medio del infierno”,

“Cuando te acostumbres a no tomarte nada personalmente, no necesitarás depositar tu confianza en lo que hagan o digan sobre ti las demás personas. Nunca eres responsable de los actos o palabras de las demás personas, sólo de las tuyas propias. NO TE TOMES LAS COSAS PERSONALMENTE.

3. No hagas suposiciones.

Tendemos a hacer suposiciones y a sacar conclusiones sobre todo. El problema es que al hacerlo creemos que lo que suponemos es cierto y montamos una realidad sobre ello. Y no siempre es positiva o está guiada por la confianza o el amor, sino más frecuentemente por el miedo y nuestra propia inseguridad.
Deduzco que alguien se ha enfadado conmigo porque no respondió a mi saludo al cruzarnos y mi mente organiza toda una realidad sobre eso. Y se rompen puentes entre la otra persona y yo, difíciles de salvar. Lo mismo con nuestra pareja, con la vecina, con la escuela. Creamos realidades en base a comentarios o elementos sueltos (cuando no en base a chismes malintencionados).
“La manera de evitar las suposiciones es preguntar. Asegúrate de que las cosas te queden claras… e incluso entonces, no supongas que lo sabes todo sobre esa situación en particular”
Nunca nada que pasa fuera es personal. Pero en cualquier caso, NO SAQUES CONCLUSIONES PRECIPITADAMENTE.

4. Haz siempre lo mejor que puedas.

El cuarto y último acuerdo permite que los otros tres se conviertan en hábitos profundamente arraigados: haz siempre lo máximo y lo mejor que puedas. Siendo así, pase lo que pase aceptaremos las consecuencias de buen grado. Hacerlo lo mejor posible no significa que tú y yo tengamos que hacerlo de la misma manera, ni siquiera que mi respuesta en estos momentos sea la misma que en otro que me siento cansada, o no he dormido bien, o me siento llena de amor y confianza y tremendamente generosa. Se podría decir que en cada momento de nuestra vida somos diferentes, en unas circunstancias y con unas limitaciones concretas. A veces podemos responder a lo que interpretamos como una “provocación” con una sonrisa irónica o divertida, con sentido del humor, o con una carcajada retadora, o incluso a gritos. Pero siempre podemos intentar ser impecables con la palabra, no tomárnoslo personalmente y no sacar conclusiones precipitadas… dentro de nuestras limitaciones físicas, anímicas y en general, de cada momento. Si lo intentamos, de la mejor manera que podemos, ya es suficiente.
“Verdaderamente, para triunfar en el cumplimiento de estos acuerdos necesitamos utilizar todo el poder que tenemos. De modo que, si te caes, no te juzgues. No le des a tu juez interior la satisfacción de convertirte en una víctima. Simplemente, empieza otra vez desde el principio.”

Me voy a la camita que es tarde
Muchos besos
Con amor
Raquel


Sin comentarios

  • 1. Sandra  |  22 julio 2011 - 10:03

    Hola Raquel,
    soy madre de 3 niños pequeños y en estos momentos de mi vida estoy especialmente atenta para ayudarles a construir su autoestima (es la mejor herencia que le puedo dar) y me quedo con el 1º acuerdo SER IMPECABLE CON LA PALABRA. Si algún eres mamá verás lo importante que es este acuerdo.

  • 2. xime  |  22 julio 2011 - 11:43

    me ha gustado mucho ,aunque no lo creas con esta publicacion vas a ayudar a mucha gente ojalas todos se den un momento para leer el libro. yo hoy mismo voy a buscarlo pk se que me ayudara reflexionar sobre muchas cosas… gracias Raquel.
    muchos saludos y cuidate mucho. Buen finde 😀

  • 3. Gema  |  22 julio 2011 - 14:09

    Hola Raquel!! Qué grata sorpresa me acabo de llevar al descubrir tu blog.

    Yo soy mucho más feliz desde que sigo algunos consejos muy sencillos que me dio un gran amigo y tienen relación con alguno de los que has comentado,conoces la corriente de la Programación Neurolingüística (PNL)?? Tiene mucha relación con el primer punto que comentas.

    Desde hoy tienes una nueva seguidora desde Telde;)

    Besitos

  • 4. Sara  |  23 julio 2011 - 12:05

    De ese libro se sacó un interludio que me parece precioso
    http://www.youtube.com/watch?v=9P50HrGiupM

  • 5. Adicta a Zara-Mango  |  25 julio 2011 - 05:01

    Buenos días guapa!

    Totalmente de acuerdo con los 4!!! yo tenía bastante de cada uno… y en una “depreporestresollamalecomoquieras” mi neurólogo me recetó pastillas (inevitables para levantarme por la mañana y para el tremendo dolor de cabeza) me habló muy claro y muy parecido a estos 4 acuerdos.

    Cogí 21 días de vacaciones y sus palabras resonaron en mi mente una y otra vez… y surgió el milagro! no fue fácil, tardé años en recuperarme del todo, pero ahora soy otra persona totalmente diferente.

    Es verdad que el nacimiento de mis hijos han contribuido enormemente a este cambio. Te dan TANTO AMOR VERDADERO!!!

    Podría decir que ahora soy una persona bastante feliz…

    Muchas gracias por el consejo.

    Besotes de una adicta!

  • 6. Carmen  |  25 julio 2011 - 12:28

    Gracias, Raquel la verdad es que despues de leer este post, he pensado en lo que he leido, y la verdad es que a veces pensamos demasiado las cosas que nos ocurren, cuando en realidad no tienen importancia, me ha gustado tanto este post que he decidio comprarme los libros. Gracias guapa.

  • 7. Aaliyah  |  26 julio 2011 - 00:23

    Hola Raquel!me a encantado el post!!!sobretodo hay q cuidar como decimos las palabras!!me pareces una mujer muy inteligente!y aparte d bella x fuera, tambn eres bella x dentro!te admiro tanto a ti como a tu pareja! Un besito y te deseo todo lo mejor!!;)

  • 8. Noemi  |  27 julio 2011 - 14:33

    Lo lei hace un año poco despues de dar a luz y me encanto, tb me lo recomendo mi homeopata, una persona que transmite mucha paz.
    Si se pone en practica te sientes mucho mejor persona. Lo volvere a releer otra vez…

  • 9. Takeiteasy.  |  28 julio 2011 - 10:20

    Muy de acuerdo con estos consejos. A veces es complicado encontrar el equilibrio, parece que la mente siempre tiende hacia lo malo, pero este tipo de consejos ayudan mucho. Hay que estar en paz con uno mismo para poder estarlo con los demás.

  • 10. Tamika  |  30 agosto 2011 - 11:35

    GRACIAS 🙂

  • 11. Marian  |  10 septiembre 2011 - 22:31

    Estos 4 acuerdos tienen más razón que un santo. Son todo sabiduría. Y lo de las suposiciones, qué verdad es. A veces damos por hechas cosas que sólo están en nuestra cabeza por hacernos una empanada mental.
    Si aplicamos estos acuerdos a nuestra vida, sin duda seremos mucho más felices.

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


− 8 = uno

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS