Raquel del Rosario – Planeta Particular » UN ÁNGEL EN LA PUERTA

20 noviembre 2018

UN ÁNGEL EN LA PUERTA

El pasado jueves 8 de noviembre, llegué a casa a mediodía y sentado frente a la puerta de casa había un labrador negro. Al ver que no llevaba collar, no me acerqué mucho y entré por el garaje con los niños.

Después de una hora, vi que aún seguía en el mismo sitio y le bajé un poco de agua, cuando me acerqué, se sentó educadamente y me miró de una manera tan noble que supe que no era en absoluto peligroso. Le dejé entrar y enseguida los niños se volvieron locos jugando con él.
Era una perrita ya mayor y se le notaba cansada, sobre todo para seguir el ritmo de Leo que no paraba de acercarle juguetes.
Como habían pasado varias horas, le dimos algo de comer y decidimos poner un anuncio en una web de la zona, pero nadie parecía conocerla.

Pasó la tarde tumbada en el salón y cuando empezó a oscurecer se levantó y se acercó a la puerta, pensé que tal vez quería salir a hacer sus necesidades, pero bajó el camino de casa y desapareció.

A lo lejos, podía verse una pequeña nube de humo entre las montañas. Esa misma tarde se había iniciado un incendio a unos 20 km de casa, en la misma ciudad donde la noche anterior un ex militar irrumpía en un bar de la zona abriendo fuego contra los presentes y dejando sin vida a 12 personas.
Me fui a la cama con bastante mal cuerpo pensando en las familias de los fallecidos, a los que ahora se les sumaba una nueva tragedia al tener que ser evacuados de sus casas en un momento tan duro.

Antes de dormir, busqué información sobre el simbolismo de la visita de aquella perrita. La presencia de animales en casa es algo a lo que me gusta prestar atención porque siempre se han considerado portadores de mensajes. Por lo general, los perros representan la nobleza, la lealtad y el amor incondicional. Un perro negro, lejos de las ideas supersticiosas que pueda generar, es un símbolo de advertencia y protección. Su color se asocia a la oscuridad, pero a esa que es necesaria atravesar para poder llegar a todos esos lugares que nos asustan.
Deseé que hubiese llegado a casa sana y salva y pasé la noche alerta poniendo el despertador cada hora para seguir la trayectoria del incendio ya que hacía bastante viento.

Poco después de amanecer, pude ver como las llamas asomaban en las montañas de enfrente. ¿Cómo podía haber llegado tan rápido y de manera tan descontrolada?. Pedro, que ya había perdido una casa hace años en otro incendio, me dijo que teníamos que irnos rápidamente. “¡Coge lo más importante y vámonos!

Me quedé congelada unos segundos pensando en qué llevarme, ¿qué era lo más importante? …. Caminé por la casa mirando a todos lados buscando algo que “salvar”, y en ese momento nada me resultó de suma importancia.

Bajamos hacia la playa y buscamos un sitio donde desayunar, todo estaba cerrado, no había luz ni agua y los teléfonos no funcionaban bien. Supimos por los vecinos que estaban desalojando nuestra calle y vimos como la nube de humo se hacía cada vez más y más grande. Decidimos irnos hacia el otro lado de la ciudad y buscar un hotel, algo que fue bastante difícil ya que éramos miles las personas que habíamos sido evacuadas.

A través de las noticas, vimos como el fuego avanzaba por las preciosas montañas de Malibú, arrasando con sus ranchos, sus casas, sus mansiones, como si fueran de papel. La climatología no ayudaba y los bomberos estaban desbordados.
La calidad del aire se había vuelto realmente mala, así que condujimos hacia el interior y nos quedamos en la casa que un amigo amablemente nos ofreció. Tratamos de mantener la calma y hacer planes en la naturaleza, ya que, al fin y al cabo, no había nada que pudiéramos hacer más que protegernos e intentar no trasmitir nerviosismo a los niños. Dentro de lo malo, teníamos el regalo de poder disfrutar de aquel remanso de paz en el que “desconectar” unos días.

Me senté a meditar, visualicé el fuego apagándose, el viento dando tregua, los animales salvajes poniéndose a salvo y vi nuestra casa rodeada de una guirnalda de luces verdes y violetas. Frente a la puerta principal estaba aquella perrita, como una guardiana, cuidando nuestra casa. ¡La perrita! ya me había olvidado de aquella especial visita días atrás, ¿Habría venido a casa la tarde que comenzó el incendio a decirnos algo?. Se me encogió el corazón y sentí un gran alivio, en ese momento supe que pasase lo que pasase, estaba fuera de mi control y de nada valía preocuparse.
Cada vez que me podían los nervios, cerraba los ojos y me iba a casa, allí seguía la guirnalda de luces y la perrita frente a la puerta.

El martes regresamos a la ciudad, algunas zonas habían vuelto a la normalidad, pero aún no nos dejaban acceder a la nuestra, y las informaciones sobre las áreas afectadas eran un poco confusas.
El miércoles decidí ir a una clase de Bikram yoga para mantenerme ocupada y no pensar demasiado, me tumbé en la esterilla a respirar profundamente hasta que fuese la hora, y cuando la profesora entró en la sala y encendió la luz, me percaté de que la guirnalda que decoraba la pared era de luces verdes y violetas, exactamente igual a la que había visualizado alrededor de casa.

Supongo que, de alguna manera, mi subconsciente relacionó la clase con un lugar de calma y colocó las luces alrededor de casa para trasmitirme lo mismo. Como es la mente…

Finalmente el viernes pudimos regresar a casa, con una extraña mezcla de felicidad y tristeza por ver tanta desolación a nuestro alrededor y tantas familias que no habían corrido la misma suerte que nosotros. Nuestra casa se había quedado en el límite de la zona alcanzada por el fuego.
Esta mañana contemplaba una curiosa escena mientras conducía de vuelta a casa entre montañas aún humeantes, de un lado de la carretera, un gran número de trabajadores, grúas y camiones trabajaban en reemplazar las torres de electricidad quemadas, mientras, al otro lado, otro grupo decoraba un enorme árbol de navidad..
La vida sigue, unas veces nos lleva por caminos difíciles y otras nos pone un ángel en la puerta.

GRACIAS

—————- o ——————-

El día antes de que se iniciara el incendio, decidimos hacer unas escapada de un día a el lago Arrowhead, a unas dos horas de casa. En otoño los árboles se ponen preciosos, y en su pueblito empezaba a respirarse ese ambiente tan especial de ésta época del año entre Acción de Gracias y Navidad.

Llevo mono de cáñamo de Conscious Clothing, chaqueta de punto de Monica Cordera, sombrero de Lack of color, zuecos de Birkenstock, gafas de Toms y bolso artesanal comprado en México.

Y hasta aquí el post de hoy
Deseo que esten teniendo una buena semana
Amor y luz
Raquel

“Confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades.”
Miguel de Cervantes


38 Comentarios

  • 1. arantxasurf  |  20 noviembre 2018 - 20:43

    Me alegra oir que estais bien, la prensa de aquí como siempre haciendo de las suyas y diciendo que habiais perdido la casa. Un besín enorme desde tu barrio de Oviedo 😉

  • 2. Ana  |  20 noviembre 2018 - 21:56

    Gracias Raquel x compartirlo..es tremendo..yo creo en las señales y está es mágica y de alguna manera os ha ayudado a seguir bien a pesar de la catástrofe.

  • 3. Ter  |  20 noviembre 2018 - 21:59

    Cómo siempre tu texto llega al corazón.. ♥️♥️

  • 4. Beatriz  |  20 noviembre 2018 - 22:00

    Me has emocionado muchísimo! Increíble historia… cuánto poder hay dentro de nosotros y de que manera podemos llegar a atraer las cosas a nuestra vida.
    Me alegro infinitamente de que vuestra casa haya quedado a salvo, os seguí en vuestras redes sociales muy atenta para conocer noticias vuestras, pero yo sabía que la manera en que estabais viviendo esos días tan difíciles, de esa forma en que nos transmitías en tu instagram (y el de Pedro) que era de paz y calma, aprovechando también para disfrutar de la naturaleza, solo podía tener un final feliz… por lo que me ha emocionado mucho leer tu historia, dentro de mí, imaginaba alguna historia así.
    ¡Eres auténtica inspiración!
    Aprovecho ya que nunca antes te había escrito (creo) pero, decirte que, aunque no lo sepas, una vez tú también fuiste un ángel, en este caso, para mi. Y es que, un día (hace varios años ya) caí en tu maravilloso blog y me enseñaste el libro que cambiaría mi vida para siempre: lazos de amor. Y empezó mi despertar espiritual…
    Te estoy tan agradecida! y te deseo todo lo mejor!
    Un abrazo!

  • 5. Nayita  |  20 noviembre 2018 - 22:03

    Este es de los post que me llegan al alma.
    Gracias por compartir estas palabras, me ayudan a apreciar lo que tenemos y me hacen pensar en que deberíamos usar más nuestra intuición y ese instinto que parece olvidado en nuestras cabezas.
    Me alegra mucho que estéis bien.
    ❤️

  • 6. Luz  |  20 noviembre 2018 - 22:08

    Hola Raquel,

    Es un placer leer tus post, te sigo desde los inicios y me encanta conocer un poco más de gente tan maravillosa y diferente al resto como tu. Tengo una curiosidad, ¿dónde encuentras información sobre los simbolismos? A veces busco, pero no me es muy facil encontrar.
    Mil gracias por leerme! Besos

  • 7. Begoña  |  20 noviembre 2018 - 22:09

    Cómo me alegro Raquel, muchooo! Un abrazo

  • 8. oxana korzh  |  20 noviembre 2018 - 22:10

    Hola Raquel ✋✋ me encanta como escribes,me transmites tanta paz….
    Espero que todo vuelva a normalidad pronto.
    Esos angeles que nos manda la vida..esos mensajes que a veces no le prestamos atención.
    Mi madre sueña con con algunos mensajes para los demas en tema de salud…en cambio lo que la pueda pasar a ella lo sueño yo.jajajaa pero bueno..ese es otro tema..asique Gracias por compartir
    un beso enormeeee

  • 9. Raquel  |  20 noviembre 2018 - 22:22

    Hola Raquel,

    me quedo con el mensaje de la perrita negra…
    algo que normalmente nos habría asustado se transforma en protección…
    Qué efímero resulta todo, y qué instantánea es la vida

    Me alegro de que estéis bien, te “seguí el rastro” por instagram

    Un beso bonita

    Raquel ….en instagram @lalucidezenelbolsillo

  • 10. Gema  |  20 noviembre 2018 - 22:39

    Emocionada me has dejado desde que relatas la visita de ese ángel no he dejado de leer casi sin pestañear. Dice mucho de ti la clase de acogida que le diste. Raquel, tienes tanta luz que era imposible que llegara hasta ti la tiniebla.

  • 11. Serendipity  |  20 noviembre 2018 - 22:40

    Hola Raquel ✨ leo todos tus post pero nunca me atrevo a comentar… hoy necesito decirte que eres una fuente de inspiración y aprendizaje en cada detalle, GRACIAS SIEMPRE ❤️ Yo también creo en los ángeles que aparecen…

  • 12. Gemeladas  |  20 noviembre 2018 - 22:55

    Una historia preciosa, sin duda, esa perrita tenía una misión allí.
    Me alegro que no hayáis resultado afectados, aunque lo principal es la salud y estar todos bien y el resto de cosas al final son cosas materiales, pero es muy duro perder una casa y todo lo que hay en ella en un incendio.
    Qué maravilla de sitios, qué lujazo poder pasear por zonas así.
    Besos.

    Gemeladas

  • 13. Patri  |  20 noviembre 2018 - 22:56

    Cuánto me alegro que estéis bien! Yo tengo animales y no puedo parar de pensar en la perrita viejita, ojalá volviera a su casa y esté bien. Yo me la hubiera quedado 😉
    Que afortunada eres Raquel.

  • 14. Merche  |  20 noviembre 2018 - 23:01

    Hola Rosario me a encantado el post …de verdad me has emocionado y mucho. Me alegro que vuestra casa quedará intacta , y siento mucha pena y desolación por la gente que lo a perdido todo ; aparte por supuesto de la naturaleza en su conjunto .Un beso

  • 15. A  |  21 noviembre 2018 - 00:01

    Hola Raquel. Me alegro mucho de que todo haya salido relativamente bien para vosotros. Y sí, los animales mantienen un sexto sentido para este tipo de cosas que nosotros parece que ya hemos dejado atrofiado. Por lo que respecta a Cervantes, que quieres que te diga. Espero que no sea que después de vivir algo catastrófico, cuando te toque vivir algo que años atrás lo hubiese calificado como bastante malo, lo percibas en comparación como algo maravilloso.

    Un fuerte abrazo para todos.

  • 16. Mònica  |  21 noviembre 2018 - 00:38

    Buenas noches,desde Gran Canaria!
    Llevaba días atenta a cualquier noticia acerca de esos días de infierno vividos en California,y también preocupada e interesada en saber de ti y tu familia. Es reconfortante saber que están todos bien, pero sin embargo siento una tristeza my grande por esa gran catástrofe y por esas vidas humanas y animales que se han perdido. Y siempre me quedará la inquietud de saber que habrá sido de ese ángel que te avisó.
    Un abrazo!

  • 17. Aurora  |  21 noviembre 2018 - 07:44

    Lo primero me alegro que estéis bien, ver las imágenes que os rodean es desesperenzador por toda esa gente que aún sigue desaparecida. Deberías colocar las guirnaldas verdes y violetas en la puerta de tu casa, te lo mereces. Ojalá algún día aparezca la perrita por tu barrio, o sepa volver a tu casa porque se ha quedado sin hogar.

    Mucho ánimo

  • 18. Miriam C  |  21 noviembre 2018 - 10:45

    Hola Raquel,
    Me alegra mucho saber que estáis bien y que vuestro hogar no se ha visto afectado. Ojalá todas esas personas que han perdido tanto, encuentren la manera de estar bien.
    Me maravilla la forma en la que has sido capaz de sobrellevar toda la situación. Ese ejercicio de aceptación y positivismo (por ponerle algún nombre), algo que parece sencillo decir, pero tan dificil de realizar a la práctica. Fruto de muchos años trabajando dentro, verdad? 😉 Como somos capaces de vivir las cosas, es lo que marca la diferencia. Por suerte a la gente bonita, siempre le acaban pasando cosas bonitas. Gracias por compartir. Amor y luz para los 4 y para la perrita negra, ojalá ella también esté bien.
    Miriam

  • 19. Izaskun  |  21 noviembre 2018 - 11:58

    Raquel, eres pura luz blanca!!! qué paz transmites. Besos y me alegro que esté todo bien.

  • 20. Isolda  |  21 noviembre 2018 - 12:07

    La visita de ese ángel es un acontecimiento precioso sin duda, dentro de la gran tragedia que atraviesa esa zona por los malditos fuegos, se le parte a una el corazón en ver esas imágenes. Una alegría que esteis bien así podéis ayudar a quien lo necesite. Gracias por compartir la historia que sin duda nos recuerda que debemos estar más atentos a las señales.

  • 21. ATENEA  |  21 noviembre 2018 - 12:57

    hola Raquel, me alegro de que estén bien, todas las mañanas miro a ver si has puesto algo en el blog para saber como estaban y nos contaras si habías recuperado tu casa, ya se que lo material va y viene, pero es muy injusto cuando pierdes tu hogar, ese que con tanto amor has decorado y nos has mostrado… un abrazo desde Gran Canaria.

  • 22. Mary29  |  21 noviembre 2018 - 15:38

    Hola
    Me ha gustado el post. Me alegro de que estéis bien. ¡Vaya historia la de la perrita!
    Aunque no acostumbro a poner nunca nada,me gusta tu blog

  • 23. Laiea  |  21 noviembre 2018 - 17:49

    Qué bonito lo que transmites…

  • 24. Laiea  |  21 noviembre 2018 - 17:49

    Qué bonito lo que transmites…

  • 25. Alfredo  |  21 noviembre 2018 - 22:11

    Hola Raquel:
    Me alegro mucho que estéis bien! Yo ,la verdad que veís las noticias me acordaba de tí, y por lo que comentabas en redes sociales. Que pena de todo lo quemado y sobretodo , de las victimas. Pero la vida sigue, cuídate mucho, guapa! Un besazo enorme!

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


4 + = once

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS