Raquel del Rosario – Planeta Particular » PROTÉGETE

20 septiembre 2018

PROTÉGETE

Ayer tuve un día de esos extraños en los que me pasé un buen rato googleando, ya saben como es esto de internet, buscas una cosa y acabas dándote cuenta de que llevas más de una hora cliqueando de un enlace a otro.

De vez en cuando me gusta buscar información sobre esas cosas que no salen a diario en las noticias ni ocupan portadas de periódicos. No es que no me interese lo que sucede en el mundo, lo que muchas veces me causa desinterés es la forma en la que muchos nos las intentan contar.

Sin ánimo de entrar en teorías conspiradoras y órdenes mundiales, encontré unas declaraciones de Mel Gibson en las que hablaba sobre la cara no tan amable de la élite de Hollywood, me resonó mucho una frase que decía así: “Hay una fuerza creativa y amorosa dentro de nosotros que nos guía a través de la vida, hay personas que no tienen esto”.

No se si hay personas que “no tienen eso” de manera innata, me gusta pensar que no, que la gente se hace. Pero en seguida entro en ese análisis de que todo debe de tener sus luces y sus sombras, su ying y su yang, su ángel y su demonio, su día y su noche, de que todo necesita un equilibrio para sostenerse, una dualidad.

La parte más compleja que tiene realizar tantos trabajos para el crecimiento interno, es que muchas veces te tropiezas con personas disfrazadas de gurús, brujos, chamanes, o maestros , que no solo acaban dándote gato por liebre, sino que te debilitan nutriéndose de tu energía y tus dones, te dejan literalmente descolocado y muchas veces no son del todo conscientes del daño que pueden hacer.

Este verano ha sido muy intenso en ese sentido, por lo general, volver a casa siempre conlleva movimientos grandes de energía, pero en los últimos meses he sentido la necesidad de crear como una especie de capa protectora a modo de escudo.

Una tarde, mientras algunos de mis hermanos y yo tomábamos el café con unos amigos, pensamos que sería interesante crear un símbolo, ritual o visualizacion personal de protección, a modo simbólico. Darle el significado y otorgarle la intensión que cada uno sintiese que necesitaba.

Quizás esto les aclare un poco el significado del símbolo que acompaña mis publicaciones en instagram y mi nuevo tatuaje.

Si pudiésemos ver con nuestros ojos nuestro cuerpo energético, seguramente alucinaríamos con la cantidad de personas y cosas a las que permitimos “chuparnos” la energía.
Veríamos como a diario compartimos flujos energéticos sin parar, en casa, en el trabajo, en encuentros casuales con personas por la calle… etc

¿Nunca les ha sucedido llegar a casa agotados después de que un amig@ les haya soltado un discurso victimista sobre lo desafortunad@ que es y todo lo malo que le sucede?
¿O tras una reunión con un jefe que ha usado un tono intimidador? ¿Después de un café con esa amiga que es la reina del drama? ¿O con el compañero criticón que no deja títere con cabeza?.
Hipocondriacos, controladores, halagadores, fatalistas…

Imagínense la cantidad de energía que esas personas malgastan y como necesitan “recargarse” como un teléfono para seguir funcionando.

Ahora llevemos esto un ámbito mas global, encender la televisón o abrir un periódico actualmente… ¿quién llega con algo de energía al final del día?.

Se que no podemos aislarnos en una burbuja, pero tenemos la capacidad de decisión, de trazar límites, de alejarnos de aquello que no nos hace bien y, sobre todo, tenemos “el poder de nuestra intención”, usémosla de un modo constructivo.
Cada uno es responsable de su energía.

Feliz equinoccio.
Amor y luz
Raquel

“Por muy buenas armas que tenga el enemigo, si no te ve, no te podrá dar. A cubierto, a cubierto, a cubierto. Asegúrate de no ponerte nunca a tiro.”
“Los hombres que no amaban a las mujeres”
Stieg Larsson


32 Comentarios

  • 1. Ester y Leticia  |  24 septiembre 2018 - 17:49

    Es un muy buen post
    Besos y feliz semana
    https://midnighttrendy.blogspot.com/2018/09/leopard-print-never-dies.html

  • 2. ARIAN  |  26 septiembre 2018 - 08:32

    Hola Raquel! leyendo esta entrada me ha venido a la cabeza una frase que me hizo pensar mucho en un momento de mi vida en que decidi cambiar… desde dentro

    ” La mejor defensa, es no sentirse atacado”

  • 3. Susana  |  27 septiembre 2018 - 19:27

    Que Dios te/os bendiga

  • 4. Patricia Martinez Peñalver  |  28 septiembre 2018 - 10:23

    Gracias por tu comentario, es cierto que a veces después de estar con ciertas personas notas como una descarga de energía, no se si será real pero es cierto que se siente.

  • 5. Laura  |  30 septiembre 2018 - 08:51

    Me gusta lo que has escrito, pero encuentro un problema el llevarlo a cabo… qué hacemos con los múltiples amigos que te cuentan sus problemas para desahogarse y sentirse mejor y a nosotros nos dejan sin energía? No podemos dejar de escucharlos, sería egoísta, no? Y hacerles ver que la vida es mucho más… es tarea imposible, en la mayoría de los casos.

  • 6. Pilar  |  30 septiembre 2018 - 17:53

    Soy hipocondríaca y me considero una persona que se podría catalogar como tóxica, aunque no me gusta ser así. No me gustaría que todo el mundo huyese de mi por que no le “chupase” su energía. Entiendo mejor que nadie tu post, pero a veces también hay que ponerse en la piel del otro y darse cuenta que no todo el mundo es nocivo para quien le rodea por gusto, si no todo lo contrario, es un terrible peso que cargamos.

  • 7. Che  |  2 octubre 2018 - 12:35

    Hola Raquel, muy cierto tu articulo.
    Yo lo hago todos los dias, me esneño mi maestro de reiki para no dejar entrar la mala energia.

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


+ nueve = 10

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS