Raquel del Rosario – Planeta Particular » BOO!!

2 noviembre 2017

BOO!!

Hace algo más de un mes, caminando por los pasillos de unos grandes almacenes, vi entre la gran cantidad de disfraces de Halloween un precioso dragón de terciopelo verde con cuernos y garras color bronce.
Se me encendió la bombilla para un original disfraz con los peques, necesitaba otro dragón más pequeño que finalmente encontré en amazon, y ya solo necesitaba hacerme con uno de los tantos maravillosos atuendos que luce el personaje de Daenerys Targaryen, la madre de los dragones, en la serie Juego de Tronos.

Como suele pasar con muchas series, empecé a ver el primer capitulo hace unos tres meses y acabe devorando las siete temporadas en cuestión de semanas, no recuerdo haber hecho un maratón de este tipo desde que vi “Breaking Bad”, una de mis favoritas.
Capítulo tras capítulo, al margen de la temática, los personajes, las localizaciones… Yo no dejaba de maravillarme con todos y cada uno de los vestuarios, a veces incluso paraba la imagen para intentar observar los elaborados diseños de cada prenda, sus cortes, sus trenzados, sus bordados… auténticas obras de arte.

(Si no han visto la serie lo que viene a continuación puede ser spoiler)

Y es que Michele Clapton, directora de vestuario de la serie y su equipo de trabajo compuesto por más de 100 personas en diferentes países del mundo, llevan a cabo un meticuloso trabajo, desde la elaboración de un textil exclusivo para un determinado vestido, hasta la transformación de alfombras de Ikea en las pieles con las que los personajes del norte se protegen del frío.
El vestuario esta lleno de guiños hacia el momento que atraviesa cada personaje, utilizando sus emblemas familiares, símbolos y elementos metafóricos.

Por cierto, he visto que han inaugurado la gira mundial de la exposición oficial de la serie en Barcelona, donde se exhibirá parte del atrezo, piezas de vestuario y decorados originales, tiene muy buena pinta.

Si tengo que quedarme con un vestuario, es sin duda con las exóticas prendas y accesorios de la familia Martell, ¡Qué maravilla!.

Mis looks favoritos de las hermanas Stark:

Los vestidos de Cersei, sin palabras…

El emblema de la casa Tyrell es la rosa, en el día de su boda, el vestido de Margaery estaba lleno de ellas.

Y cómo no, la evolución de Daenerys, desde sus looks más salvajes en el desierto, hasta el abrigo de la séptima temporada que no ha dejado indiferente a nadie.

Navengando por internet, encontré una versión bastante lograda de uno de los looks de la séptima temporada, compuesto por una falda plisada y abrigo tres cuartos abierto desde la cintura en la parte frontal, también incluía el broche con las tres cabeza de dragón.
La peluca la compré aparte y fue toda una odisea elaborar uno de esos peinados llenos de trenzas, más que nada, porque tenía muy poca cantidad de pelo y la que usan para la protagonista está llena de extensiones y postizos.
Esto fue lo que conseguí hacer:

Para lograr algo más de parecido con el personaje que encarna Emilia Clarke, me maquillé con una base en tono porcelana y dibujé mis cejas un poco más gruesas.

Por un momento valoré la idea de unas lentillas azul eléctrico, ya que tratándose de Halloween, tal ver sería original convertirla en una “White Walker”, pero al final decidí mantenerla con vida jaja.

Y aquí está el resultado:

Fue una noche divertidísima, muchísima gente nos felicitó por el disfraz y mis pequeños dragones se quedaron con todo el mundo.
Hubo muchas anécdotas graciosas, como la de gente gritándome cosas del tipo: “¡Daenerys, los siete reinos son tuyos!, ¿Dónde está Jon Snow?, ¡Te falta un dragón!…”, una chica que se arrodilló ante mi llamándome “My Queen”, un señor que al abrir la puerta y vernos le gritó a su mujer: “¡Ven ahora mismo, la madre de los dragones está aquí!”.
Lo pasamos increíble y por supuesto, nos pusimos hasta arriba de chuches, un día es un día.

Y así es como viven los americanos la noche más terrorífica del año, ¡Una locura!:

Y para despedir el post, comparto un video para partirse de risa. Se trata de una broma que gastan algunos padres a sus hijos diciéndoles que se han comido todos sus caramelos de Halloween. Las reacciones no tienen desperdicio:

Porque a la vida hay que ponerle mucho humor y diversión, ¡siempre!.

Amor y luz
Raquel


26 Comentarios

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


+ 2 = nueve

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS