Raquel del Rosario – Planeta Particular » Un mundo de colores

5 marzo 2014

Un mundo de colores

El otro día, huyendo del bullicio de una fiesta, me fui paseando sola hasta una playa cercana.
Cuando llegué parecía estar completamente vacía, pero a medida que me acercaba a la orilla pude observar que algo se movía rápidamente bajo la arena mojada, me acerqué un poco más y vi que se trataba de un grupo de sirenas que, al verse sorprendidas por mi presencia, intentaban esconderse y escapar rápidamente hacia el mar.
“¡Increíble!, nadie va a creerme cuando les diga lo que acabo de ver”, pensé para mi.

En ese momento, la orilla se alzó en el aire como una enorme cortina creando un muro de agua de varios metros y dejando ver a la perfección el fondo marino. Todas las algas, peces y demás criaturas brillaban en diferentes colores neón, aquello era un auténtico espectáculo de luz y color.

Me senté en la arena absolutamente alucinada,dejándome envolver por aquel mágico mundo que se me había manifestado en un momento.

Miré a mi alrededor y me di cuenta de que ya no estaba sola, la playa estaba llena de niños pequeños que jugaban y se divertían, libres.
A mi lado, una pequeña muy familiar, escuchaba atentamente las indicaciones que le daba una especie de ser de luz que se mantenía detrás de ella, como un ángel de la guarda. Él, señalando una estrella de mar le decía: “¡Fíjate bien!”, y entonces la estrella se transformaba en una enorme jirafa de miles de colores que flotaba de manera torpe y divertida. Se reían juntos.

Entonces se acercó a mi corriendo una niña de unos cuatro años, entre un montón de tirabuzones dorados aparecieron sus enormes ojos y su diminuta boca manchada de chocolate. -“Descubrí un mundo de colores, ¿quieres verlo?”, me dijo mientras me extendía su manita. -“Claro que sí”, le contesté.

Me condujo hasta el muro que separaba la playa del pueblo y me señaló una pequeña enredadera de flores de varios colores que habían crecido trepando por una especie de verja. – “¡Aquí, es éste!”, me miraba con los ojos bien abiertos y brillantes, parecía realmente emocionada de poder compartir conmigo aquel descubrimiento tan especial.
-“¡Guau, es increíble!, ¿Cómo lo encontraste?”, le contesté tratando de mostrar su misma emoción y seguirle de alguna manera el juego ante algo que para mi, después de todo lo visto, no dejaba de ser completamente normal.

Me miro y no dijo nada, simplemente me sonrió con la dulzura y la pureza con la que sonríen los niños.
En ese momento desperté de mi sueño.

———————————

En los últimos meses, irme a la cama se ha convertido en algo así como una especie de aventura. Así como al principio tuve muchas pesadillas relacionadas con las inseguridades de convertirme en madre, últimamente me sumerjo en mundos de magia y surrealismo, viviendo historias tan fascinantes como las que les cuento hoy.

Al parecer, esto de los sueños es algo común en el embarazo debido a los cambios emocionales y hormonales..
Pero me quedo con la explicación que da uno de los libros más especiales que he leído últimamente, “Los nueve peldaños: nacer y renacer”, el alma del bebé aprovecha los sueños de su madre para hablarle e incluso sugerirle determinadas cosas.

Sus autores Anne Givaudan y Daniel Meurois, han dedicado parte de su vida a investigar las diversas esferas de la existencia y han desarrollado la capacidad de proyectar sus conciencias, gracias a eso han logrado acompañar a un alma que se disponía a reencarnarse durante los nueve meses de gestación de su futura madre.

Sin duda esta lectura se trata de una elección muy personal, pero para los que como yo crean que la vida nos es más que la aventura y la evolución de un alma en un cuerpo físico, les puedo asegurar que este libro les pondrá la piel de gallina desde la primera hasta la última página.

Otro de los libros que he leído ha sido “El bebé es un mamífero”, del Dr. Michel Odent.
Defensor del parto natural, fue uno de los primeros médicos en introducir piscinas para partos en las maternidades hospitalarias en los años 70.
En su libro nos invita a ser conscientes de nuestra condición de mamíferos, procurando no perturbar demasiado el momento del nacimiento, dejando que la naturaleza y nuestros instintos como madres primen ante todo.
Por otro lado, habla de la cesárea como de un gran avance médico al que recurrir en caso necesario.

3

Hasta ahora me he centrado más en todo lo relacionado con el proceso del embarazo y el parto. Después de leer Los nueve peldaños, no he podido evitar recordar un trabajo muy bonito que hice el año pasado con Josep Soler, el autor de “La aventura del alma”. En la primera consulta llegamos hasta un miedo que se había generado en el vientre de mi madre y en los días posteriorer pude comprobar que aquel trabajo había sido un gran regalo. Aquella experiencia me convenció por completo de que todo lo que hagamos, pensemos y sintamos durante el embarazo se lo estamos transmitiendo al bebé y eso es algo que le va a acompañar de por vida.

Y otro libro que aún no he acabado es: “Nacimos para triunfar”, de Maria Luisa Becerra, pedagoga y doula.
Nos explica todo lo que sucede en el cuerpo de la mujer en las diferentes etapas del parto, animándonos a seguir nuestro instinto natural.

También nos habla de como la forma de nuestro nacimiento está continuamente proyectándose en nuestro día a día, en la forma de concebir y manifestar nuestras relaciones y en cualquier proyecto de vida.
Nos habla entonces de la posibilidad de renacer, sanando todos los procesos traumáticos que afectaron nuestro nacimiento.

2

——————–

Los tres primeros meses de embarazo no quise realizar mucho movimiento, aparte de que me notaba muy cansada (normal, con la maquinaria a tope creando otra personita), era consciente de que son los meses más delicados del embarazo y no sabía hasta que punto mis operaciones en el cuello de útero podrían suponer un riesgo.

Después de comprobar en las revisiones médicas que todo estaba perfectamente y aprovechando el buen tiempo que hace siempre en Los Ángeles, comencé a bajar a la playa en bici a diario (unos 5km de ida y vuelta) y a dar largos paseos por la orilla. Lo bueno de que el agua esté congelada es que te reactiva la circulación sanguinea en un momento jaja.

Muchas veces me gusta tumbarme un rato al sol a leer un poco.

IMG_7088

Processed with VSCOcam with t1 preset

Sigo practicando kundalini yoga a menudo, hay clases prenatales y en las clases normales simplemente le pido a la profesora que me diga que ejercicios no debo hacer.

Aquí les dejo una kriya básica para embarazadas.

Para meditar o quedarme dormida, elijo el disco “Divine Birth” de Snatam Kaur, la voz de esta mujer es pura magia.

1

De momento no he notado grandes cambios físicos, una talla más de pecho y la tripilla que ya empieza a notarse. Todas las noches me doy un pequeño masaje con aceite de almendras de primera presión en frío, insistiendo en las zonas en las que la piel comienza a estirarse para evitar futuras estrías. La piel queda increíblemente suave.

IMG_7368

Y esto es todo por hoy,
gracias por el cariño siempre.
Amor y luz.
Raquel

“El egoísmo es un enfermedad que padecemos todos.Nos ahogamos en un terco reflejo de autoprotección ¡En lugar de abrirnos a la confianza y a la vida! En cuanto aparece una mínima dificultad, nos enroscamos como los erizos, nos centramos sobre nuestra personita, incapaces de darnos cuenta de que, actuando así, abrimos todas las puertas al desequilibrio y la tempestad. Nuestras púas de erizo se vuelven hacia nuestra propia carne.”

Los nueve peldaños
Nacer y renacer.

i


112 Comentarios

  • 1. Sara  |  9 marzo 2014 - 23:26

    Siempre tan genial. Una vez más, me encanta que hayas encontrado ese camino en tu vida y que lo puedas estar disfrutando en estas experiencias tan importantes.

    Gracias por compartir tus vivencias con nosotros 🙂

    Siempre te dejo mi blog por si algún día (si es que nos lees) puedes pasarte. Yo también soy muy espiritual además de escribir “ayudando”, me he identificado mucho con todo lo que escribes y por eso tengo la sensación de que puede gustarte.

    Un abrazo!
    http://elcajondecubiertos.blogspot.com.es/

  • 2. Carla  |  10 marzo 2014 - 12:01

    Hola Raquel, lo primero de todo felicitarte por este blog, es maravilloso, muchas gracias por compartirlo con tanto amor como lo haces.
    Me gustaría mucho que me ayudaras con una cuestión personal, la verdad es que por varios problemas me estoy intentando concienciar mucho con la alimentación pero no se muy bien por dónde empezar ni donde buscar y como se que pasaste por algo parecido me gustaría que me dijeras donde puedo mirar para hacer una “reconcienciacion” con todo este tema.
    Muchísimas gracias por todo y sigue así! 🙂

  • 3. Lali  |  10 marzo 2014 - 12:36

    Cómo me gustan tus post y que bien me sienta leerlos! Gracias! Muchos besos.

    arladress.blogspot.com

  • 4. Niña  |  27 marzo 2014 - 07:48

    Me alegro de verte tan feliz. Me gustaría recomendarte un libro que me gustó mucho durante mi embarazo y creo que va en tu línea: Kundalini yoga para el embarazo. No es el típico libro de posturas y nada más, tiene un trasfondo muy espiritual. Échale un vistazo si puedes:

    http://www.casadellibro.com/libro-kundalini-yoga-para-el-embarazo/9788420548289/1048877

  • 5. Carolina  |  2 abril 2014 - 10:08

    Hola Raquel, creo que es la primera vez que te escribo. No sabes la alegría, y al mismo tiempo emoción, que he sentido al saber que vas a ser mamá y puedo imaginar la mezcla de emociones encontradas cuando confirmaste la feliz noticia; por una parte la alegría por un sueño cumplido y, por otra, el miedo de pensar que las operaciones puedan afectar al bebé. Al igual que a tí, me practicaron 2 conizaciones por un carcinoma in situ en el cuello del útero y estoy embarazada de 21 semanas. Es un niñín al que vamos a llamar Damián, igual que la persona más importante de mi vida, mi abuelo paterno. Me ha costado mucho que Damián esté conmigo porque, antes de las conizaciones, sufrí 2 abortos. Lógicamente estoy dichosa ya que, la aspiración de mi vida, siempre ha sido formar una familia pero no puedo evitar seguir sintiendo miedo, los primeros 3 meses por si volvía a tener un aborto espontáneo y, ahora, por si tengo uno tardío como consecuencia de que, por causa de la escasa longitud de mi cuello, este no resista el peso del bebé.

    No es un miedo que me condicione o me paralice pero sí algo que está ahí y que no me deja disfrutar por completo de esta etapa tan maravillosa. Se que tengo que cambiar esta mentalidad y creéme que, leer tu blog me está ayudando muchísimo.

    Gracias por la serenidad y espiritualidad.

1 3 4 5

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


2 − = uno

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS